in

2 años después del 6 de enero, la chatarra de los portavoces vuelve a paralizar el Congreso

FILE – Insurrectos violentos leales al presidente Donald Trump, irrumpen en el Capitolio, el miércoles 6 de enero de 2021, en Washington. (AP Photo/John Minchillo, File)

WASHINGTON (Informa AP) – Tales son las fracturas en el país, entre los partidos políticos y dentro del propio Partido Republicano, que una especialidad consagrada de Washington -conmemorar y unirse por un trauma nacional- ya no es lo que era.

El momento de silencio del viernes en el Capitolio para contemplar el asalto al mismo del 6 de enero de 2021 se esperaba que atrajera principalmente a demócratas.

En la Casa Blanca, se esperaban pocos republicanos para una ceremonia en la que el presidente Joe Biden otorgará Medallas Presidenciales a la Ciudadanía a una docena de funcionarios estatales y locales, trabajadores electorales y agentes de policía por sus “actos ejemplares de servicio a su país o a sus conciudadanos” en la defensa de los resultados de las elecciones de 2020 y la lucha contra la mafia del Capitolio.

Todo esto está muy lejos del 11 de septiembre de 2001, cuando los legisladores se reunieron en el Capitolio para debatir los resultados de las elecciones. todo está muy lejos del 11 de septiembre de 2001, cuando los legisladores que habían evacuado frenéticamente el Capitolio durante el ataque terrorista se reunieron allí más tarde en un momento de silencio y rompieron a cantar “God Bless America”, republicanos y demócratas hombro con hombro.

“Se quedaron temblando y llorando en las escaleras del Capitolio, su amor por la nación y todo lo que simboliza a la vista del mundo”, informó un periódico australiano en un pasaje reflejado ahora en la historia oficial de la Cámara.

Hub peek embed (JoeBiden) – Compressed layout (automatic embed)

Hoy, el mundo ve una imagen diferente, una de agitación en la democracia estadounidense que viene de dentro de la institución que los insurrectos invadieron hace dos años.

La rama legislativa de la nación está de nuevo paralizada -no por la violencia esta vez, sino por una tortuosa lucha entre los republicanos sobre quién debe dirigirlos, y la propia Cámara, como presidente.

Para estar seguros, una resolución a la crisis inmediata puede estar cerca, ya que el liderazgo del Partido Republicano continúa las negociaciones para apaciguar a su flanco duro de la derecha, pero las preguntas se ciernen sobre la capacidad de la cámara para gestionar incluso la legislación más esencial, como la financiación del gobierno y el cumplimiento de las obligaciones de la deuda de la nación.

Biden, en sus comentarios de la tarde, contará historias de heroísmo, ya sea frente a una turba violenta del Capitolio o una horda vehemente de agitadores inspirados por Donald Trump que amenazaron a los trabajadores electorales o de otra manera trataron de anular los resultados. Apelará a la unidad.

Pero el presidente demócrata no puede ignorar las señales de advertencia de que podría volver a ocurrir.

En las elecciones de mitad de mandato, los candidatos que negaron el resultado de las elecciones libres y justas de 2020 fueron derrotados para muchos puestos estatales fundamentales que supervisaban las elecciones en estados disputados, al igual que varios negacionistas electorales que buscaban escaños en el Congreso.

Sin embargo, muchos de los legisladores que presentaron reclamaciones infundadas de fraude electoral o excusaron la violencia del 6 de enero continúan sirviendo y están recién empoderados.

La candidatura de Trump para 2024 ha tardado en arrancar, pero su cofre de guerra está lleno y algunos posibles rivales por la nominación presidencial republicana han canalizado sus falsas afirmaciones sobre la carrera de 2020.

Así, varios legisladores que se hicieron eco de sus mentiras sobre una elección robada en el momento son centrales en el esfuerzo para descarrilar la ascensión del representante Kevin McCarthy a la presidencia – sin inmutarse por los llamamientos de Trump desde lejos para apoyarlo y poner fin a la lucha.

La prolongada lucha deja a la Cámara sin líder, incapaz de aprobar proyectos de ley e impotente para hacer mucho más que mantener una votación tras otra para la presidencia hasta que se alcance una mayoría. Todo, desde las sesiones informativas sobre seguridad nacional hasta ayudar a sus electores a navegar por la burocracia federal, está en pausa porque los miembros electos aún no pueden jurar su cargo.

Algunos demócratas ven una línea de continuidad desde el 6 de enero.

El caos de la elección del presidente de la Cámara “se trata de la destrucción de una institución de una manera diferente”, dijo la representante demócrata Pramila Jayapal de Washington, una de las legisladoras que huyeron de los alborotadores hace dos años.

En aquel entonces, los insurrectos atraparon a algunos legisladores en la Cámara de Representantes, pero nunca la traspasaron. Retuvieron los asuntos nacionales durante horas ese día.

Ahora algunos se sienten atrapados en la misma cámara por las repetidas e infructuosas votaciones para elegir presidente -11 votaciones hasta ahora- y los asuntos de la Cámara están retenidos durante esta semana y contando.

“La corriente de continuidad aquí es extremismo, elementos del trumpismo, las normas no importan”, dice el representante demócrata Mike Quigley, de Illinois. “No se trata de gobernar, se trata de pontificar y defender un punto de vista extremista”

La representante demócrata Annie Kuster, de New Hampshire, dijo: “Es una minoría muy pequeña la que quiere sumir a esta institución en el caos”

Tras las elecciones de mitad de mandato poco satisfactorias para los aliados de Trump, el comité de la Cámara de Representantes que investiga el ataque del 6 de enero concluyó su trabajo con una recomendación al Departamento de Justicia para procesar al expresidente. Un abogado especial y, en última instancia, el fiscal general Merrick Garland decidirán ahora si le acusan o no.

Aunque las investigaciones del Congreso han terminado, los casos penales siguen su curso, tanto para los 950 detenidos e imputados por el violento ataque como para Trump y sus allegados, que siguen siendo investigados. Esta semana comienza el segundo juicio por conspiración sediciosa, contra miembros de los ultraderechistas Proud Boys.

En un paso comedido pero significativo, el Congreso enmendó en diciembre la Ley de Recuento Electoral para limitar el papel del vicepresidente en el recuento de votos electorales, dificultar que legisladores individuales presenten objeciones a los resultados electorales debidamente certificados y eliminar a los “falsos electores” como los desplegados por los aliados de Trump en un intento de anular su derrota ante Biden.

Después de todo eso, Biden, que hizo de demostrar al mundo que las democracias pueden cumplir con sus ciudadanos uno de los ejes de su agenda, se había atrevido a esperar que esta fuera “la primera vez que realmente estamos superando todo el asunto relacionado con el 6 de enero. Las cosas se están arreglando”

Pero entonces llegó la lucha por la presidencia, poco habitual en los anales del Congreso.

“¿Y ahora, por primera vez en 100 años, no podemos movernos?” Dijo Biden a principios de esta semana. “No tiene buena pinta. No es algo bueno”

“Miren”, continuó, “¿qué imagen creen que da al resto del mundo?”

La duradera broma de Will Rogers – “No soy miembro de ningún partido político organizado. Soy demócrata” – ahora parece anticuada y fuera de lugar. Los demócratas votaron por unanimidad a su nuevo líder en la Cámara de Representantes, el representante Hakeem Jeffries, de Nueva York, en una transición sin fisuras desde Nancy Pelosi.

Dos años después del 6 de enero y la posterior marcha de Trump, los republicanos, el partido para el que hacer la cola más larga solía significar la victoria, son ahora el partido de las facciones y el desorden.

___

La redactora de Associated Press Colleen Long contribuyó a este reportaje.

Deja una respuesta

CES 2023: Ram pickup eléctrico se une a campo lleno el próximo año

CES 2023: Ram pickup eléctrico se une a campo lleno el próximo año
apnews.com

Un día más

Un día más
elpais.com