in

Qué es la Protección Pasiva Contra Incendios (extintorescarlisa.es)

La protección pasiva contra incendios (PFA) engloba todos los sistemas que se instalan con el objetivo de mitigar las consecuencias de un incendio. Se considera protección pasiva porque funciona sin intervención humana, con el objetivo de permitir la evacuación de personas y la intervención de los servicios de emergencia.

Podemos dividir la protección pasiva contra incendios en 4 categorías:

  • Protección estructural: son las medidas para asegurar la resistencia al fuego de los elementos estructurales.
  • Compartimentación: las medidas utilizadas para cerrar los pasos que conectan con el área en la que se inició el fuego a las áreas adyacentes.
  • Tratamientos ignífugos: la técnica con la que se realza un correcto aislamiento de las estructuras de un edificio para evitar la difusión de incendios
  • Señalización contra incendios: La señalización  es una de las novedades que nos ha traído el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección contra incendios.

En definitiva, la protección pasiva representa todas aquellas medidas constructivas que permiten que una estructura resista a un incendio durante un tiempo determinado, en función a las normativas relativas al tipo de edificio.

Estas medidas constructivas están destinadas a:

  • Evitar la propagación de las llamas.
  • Detener la progresión de los humos.
  • Contener los efectos térmicos en el área del desastre.
  • Mantener la estabilidad al fuego de los elementos estructurales.

La demanda de circuitos turísticos