in

Peligro en las profundidades: cuidado con el Leedsichthys

No hay nada más misterioso en nuestro planeta que las profundidades del océano. Aproximadamente solo se ha descubierto un 5% del océano, lo que deja el 95% del mismo, sin explorar. Lo mismo puede decirse de quienes intentan sobrevivir en Ark: Survival Evolved. Despertar en una isla tropical con nada más que tu instinto e inteligencia para ayudarte a sobrevivir, el aprendizaje de la tierra es una necesidad. Sin embargo, al estar rodeado por todos los lados por un vasto océano, uno no puede sobrevivir únicamente en tierra y debe encontrar su camino a través del océano, que alberga tanto vastos recursos como grandes peligros.

La construcción de una balsa de madera es el comienzo de cualquier viaje de un marino. Este artículo indispensable es útil para establecer una base móvil que ayude en cualquier exploración en alta mar. Sobre la balsa se pueden colocar estructuras como camas y almacenes. A bordo de la balsa también estarás a salvo de los peligros que te esperan en el agua, como el temible Megalodón, un gigantesco tiburón prehistórico que no quiere otra cosa que convertirte en su próximo aperitivo. El mar yace frente a tus ojos y es tiempo de conquistarlo. Sin embargo, ten cuidado con un temible coloso que acecha en las profundidades… 

El Leedsichthys, una criatura con unas fauces tan enormes que son capaces de devorar a un humano entero. Con un cuerpo de tamaño masivo, se puede nadar cerca e incluso raspar trozos de carne de pescado de primera calidad. Por suerte, este gigante es dócil por naturaleza, de lo contrario, al acercarte, te convertirías en una comida fácil. Sin embargo, divisar una balsa de madera hace que estos seres entren en frenesí. El Leedsichthys se asemeja a la historia de Moby Dick, del hombre contra el monstruo. Ten cuidado: esa maravillosa balsa que capitaneabas se convierte instantáneamente en astillas ante el desenfreno del Leedsichthys y pronto todo tu botín puede terminar en las profundidades del océano. ¡Navega con cuidado, Superviviente! 

La demanda de circuitos turísticos