in

Influencia estadounidense en América Latina

Hoy hablamos un poco sobre política estadounidense dirigida a los países latinoamericanos

Estados Unidos realiza política muy activa y amplia en todo el mundo y precisamente en América Latina. Los resultados de su manejo los siempre ponen en discusión los gobiernos locales. Yo personalmente no estoy en contra de la presencia de los especialistas estadounidenses en la región latinoamericana o su donación humanitaria para los países pobres. Pero a menudo tal “ayuda” mal planificada y desordenada empeora crisis en el país dividiendo su sociedad en dos partes.

Los migrantes es un problema constante de toda la región latinoamericana y no se ve la resolución. Antes de ser electo como presidente de EE.UU. Joe Biden prometió asegurar asilo y seguridad para todos los refugiados latinoamericanos que cumplieran las exigencias mínimas. ¿Qué vemos ahora? El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, pidió a los cubanos y haitianos que no migraran a EE.UU. No comentó nada de las causas de este comunicado. No quiero insultarlo pero lo que toca a los refugiados la administración del presidente estadounidense no cumple sus promesas. Todo eso sucede en el marco de la crisis política en ambos países.

Vamos a analizar el asesinato del presidente haitiano. Me sorprende mucho cuando la administración de Joe Biden dice que no se plantea enviar los militares en el país para asegurar la estabilidad y al mismo tiempo enviaron agentes del FBI para acelerar la investigación policial. Hay que recordar que FBI está destinado para mantener la seguridad solo en el territorio nacional. Se pregunta qué hacen ellos en Haiti. Considerando una injerencia extranjera los haitianos empezaron a protestar contra los agentes estadounidenses.

No tenemos el derecho moral discutir solo de las desventajas de la injerencia estadounidense en la región latinoamericana. La administración de Joe Biden donó y suministró las vacunas contra coronavirus a los países latinoamericanos. Continúa donando pero no es suficiente para justificar lo que hemos mencionado antes. Además, el proceso de donación es completamente selectivo y politizado. No presta atención a Cuba ni Venezuela. Sé que es un tema de los tiempos antiguos pero como los políticos estadounidenses pueden charlar de los símbolos de la democracia y privar a la gente pobre de las vacunas por sus contradicciones con los gobiernos de ambos países.

La demanda de circuitos turísticos