in

Biden vuela al nuevo aeropuerto de López Obrador para cumbre

El presidente estadounidense Joe Biden camina con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, a su llegada al aeropuerto internacional Felipe Ángeles en Zumpango, México, el domingo 8 de enero de 2023. (AP Photo/Fernando Llano)

CIUDAD DE MÉXICO (Informa AP) – Una de las decisiones diplomáticas más importantes del presidente Joe Biden en la reunión de esta semana de líderes de América del Norte podría haber sido su elección de aeropuerto.

Biden llegó a la Ciudad de México el domingo por la noche a través del nuevo centro de conexiones de México, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, un preciado proyecto del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. El hub fue bautizado el año pasado con mucha fanfarria, aunque se encuentra a más de una hora en coche al norte del centro de la ciudad, tiene pocos vuelos y hasta hace poco carecía de agua potable.

Biden y López Obrador, cuya relación es transaccional en el mejor de los casos y ausente de la calidez y camaradería que Biden tiene con otros líderes mundiales, se dieron la mano y caminaron juntos por una larga alfombra roja en la pista, flanqueados por soldados. A continuación, ambos recorrieron juntos el largo trayecto hasta el centro de la ciudad.

Junto con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que llega el lunes, el trío pasará los próximos dos días debatiendo sobre el cambio climático, la fabricación, el comercio, la economía y la posible influencia global de una Norteamérica más colaborativa.

“Esta reunión profundizará nuestra coordinación y avanzará en nuestras prioridades compartidas para Norteamérica”, tuiteó Biden.

Hub peek embed (JoeBiden) – Compressed layout (automatic embed)

También se hablará de inmigración, pero antes de la cumbre Biden anunció un importante cambio en la política fronteriza entre EE.UU. y MéxicoMéxico, con la bendición de México, que supondrá que Estados Unidos enviará de vuelta a la frontera a 30.000 migrantes de otros cuatro países al mes. EE.UU. aceptará a 30.000 personas al mes de las cuatro naciones -Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela- durante dos años y ofrecerá la posibilidad de trabajar legalmente.

El domingo, Biden pasó cuatro horas en El Paso, Texas, su primer viaje a la frontera como presidente y el más largo que ha pasado a lo largo de la línea entre EE.UU. y México. La jornada estuvo muy controlada y parecía diseñada para mostrar una operación sin problemas para procesar a los migrantes que entran legalmente, eliminar el contrabando y tratar humanamente a los que han entrado ilegalmente, creando una contra-narrativa a las afirmaciones de los republicanos de una situación de crisis equivalente a una frontera abierta.

Pero es probable que haga poco para acallar las críticas de ambos lados, incluidos los defensores de los inmigrantes que acusan al presidente demócrata de establecer políticas crueles no muy diferentes a las de su predecesor de línea dura, Donald Trump, un republicano.

Biden no se encontró con migrantes, excepto cuando su caravana pasó junto a la frontera y alrededor de una docena se alinearon en el lado de Ciudad Juárez en México. Su visita no incluyó tiempo en una estación de la Patrulla Fronteriza, donde los migrantes que cruzan ilegalmente son arrestados y retenidos antes de ser liberados.

En otro lugar de El Paso donde Biden no visitó, cientos de migrantes se reunieron frente a la iglesia católica del Sagrado Corazón, donde han estado durmiendo al aire libre y recibiendo tres comidas al día de grupos religiosos y otras organizaciones humanitarias.

En el grupo de migrantes había varias mujeres embarazadas, incluida Karla Sainz, de 26 años, que está de ocho meses. Ella viajaba en un pequeño grupo que incluía a su hijo de 2 años, Joshua. Sainz dejó a sus otros tres hijos en Venezuela con su madre.

“Le pediría al presidente Biden que me ayudara con un permiso o algo para que podamos trabajar y continuar”, dijo.

Noengris García, también embarazada de ocho meses, viajaba con su marido, su hijo adolescente y el perro de la familia desde el pequeño estado de Portuguesa, Venezuela, donde regentaba un puesto de comida.

“No queremos que nos den dinero ni una casa”, dijo García, de 39 años. “

Cuando se le preguntó qué había aprendido al ver la frontera de primera mano y hablar con los agentes que trabajan en ella, Biden dijo: “Necesitan muchos recursos: “Necesitan muchos recursos. El número de inmigrantes que cruzan la frontera entre EE.UU. y México ha aumentado drásticamente durante los dos primeros años de Biden en el cargo. Hubo más de 2,38 millones de paradas durante el año que terminó el 30 de septiembre, la primera vez que la cifra superó los 2 millones. La administración ha luchado para reprimir los cruces, reacia a tomar medidas que se asemejen a las de la administración de Trump.

Desde Texas, Biden se dirigió al sur, a Ciudad de México. López Obrador recibirá formalmente a Biden en el Palacio Nacional el lunes, la primera vez desde 2014 que México recibe a un presidente estadounidense. Ambos se reunirán antes de que Trudeau se una a ellos para cenar. Biden y Trudeau sostendrán conversaciones el martes y luego los tres se reunirán para conversar.

Para Estados Unidos, los principales temas de conversación son la migración, el narcotráfico y el impulso de Biden a los vehículos eléctricos y la industria manufacturera. México se centra en la integración económica de América del Norte, el apoyo a los pobres del continente y las relaciones regionales que sitúen a todos los gobiernos en pie de igualdad. Canadá quiere ampliar sus iniciativas ecológicas.

Aunque las tres naciones trabajan juntas, no todo es color de rosa. Los líderes de Canadá y México han expresado su preocupación por el plan “Buy American” de Biden. Y aunque el impulso de Biden a los vehículos eléctricos es una bendición para ambas naciones debido a los créditos fiscales para las baterías norteamericanas, existe la preocupación de que los aliados de EE.UU. se queden atrás.

Mientras tanto, EE.UU. y Canadá acusan a López Obrador de tratar de favorecer a la empresa estatal de servicios públicos de México frente a las centrales eléctricas construidas por inversores extranjeros y privados, algo que está prohibido bajo el pacto de libre comercio de los tres países.

La relación de Biden con Trudeau es más cálida, pero aún no ha viajado a Canadá durante su presidencia, a pesar de que funcionarios de la Casa Blanca dijeron durante meses que planeaba dirigirse al norte tras una reunión en Los Ángeles el otoño pasado.

López Obrador se saltó esa reunión porque Biden no invitó a los regímenes autoritarios de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Tampoco ha ocultado su admiración por Trump. Y fue uno de los tres líderes mundiales que no reconocieron la victoria electoral de Biden hasta después de la votación formal del Colegio Electoral y la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos. Pero a pesar de ello, cada uno reconoce la importancia del otro.

“Ambos son políticos consumados”, dijo de Biden y López Obrador Andrew Selee, director del centro de estudios sobre inmigración Migration Policy Institute en Washington. “Buscan lo que la otra persona necesita y tratan de dejar claro lo que necesitan. Es muy transaccional. No hay una gran visión para la relación en este momento”

Para Biden, eso significaba volar al nuevo aeropuerto, uno de los cuatro proyectos clave que López Obrador se apresura a terminar antes de que termine su mandato el próximo año, ya que México no permite la reelección. Los otros proyectos son una refinería de petróleo, un tren turístico en la península de Yucatán y un tren que une la costa del Golfo con los puertos marítimos del Pacífico.

Se esperaba que el aeropuerto costara 4.100 millones de dólares y se construyó después de que López Obrador cancelara el aeropuerto parcialmente construido creado por su predecesor. Durante la construcción de Felipe Ángeles en 2020 se descubrieron cientos de esqueletos de mamut.

___

Los periodistas de Associated Press Andrés Leighton en El Paso, Texas; Anita Snow en Phoenix; Morgan Lee en Santa Fe, Nuevo México; y Josh Boak en Washington contribuyeron a este despacho.

Deja una respuesta

Rahm remonta siete golpes para ganar el Sentry Tournament of Champions

Rahm remonta siete golpes para ganar el Sentry Tournament of Champions
lavanguardia.com

Ataque a la democracia en Brasil

Ataque a la democracia en Brasil
elpais.com