in

El Gobierno admite que solo podrá bajar el déficit con ajustes a partir de 2024
elpais.com

El Plan Presupuestario enviado a Bruselas el pasado lunes tiene un importante mensaje de fondo: se acabó la corrección del desfase presupuestario solo confiando en la recuperación del crecimiento económico. Para desplegar cualquier iniciativa de gasto habrá a partir de ahora que tomar medidas de ingresos por otro lado. No hay margen para más sin hacer ajustes. Así se desprende de los cálculos que el Gobierno español ha remitido a la Comisión Europea. De acuerdo con sus estimaciones, el déficit de las cuentas públicas descenderá en unos 10.000 millones de euros hasta los 46.000 millones, el equivalente al 3% del PIB. Este porcentaje es justo la barrera a partir de la cual se empieza a aplicar en la UE la disciplina presupuestaria a los países, y España consigue zafarse gracias al fin de las ayudas por la guerra de Ucrania. Pero el crecimiento económico apenas aporta ya a la corrección del déficit, según se refleja en los cálculos remitidos por el Ejecutivo a Europa. España se queda justo en el límite del 3% sin espacio para mucho más. Si por el repunte de la inflación se aprueba cualquier prórroga de las medidas anticrisis, el objetivo de austeridad se incumpliría. El único alivio es que Francia e Italia han presentado planes en los que prevén una corrección del déficit y la deuda mucho más lenta. Así se podría alejar el foco de España. En cualquier caso, las implicaciones son muy importantes para la elaboración de unos presupuestos que necesitarán del apoyo de diversos partidos.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Revuelta laboral en el 'handling': "Estamos muy preocupados por la estabilidad y las condiciones de las plantillas"

Revuelta laboral en el ‘handling’: “Estamos muy preocupados por la estabilidad y las condiciones de las plantillas”
eldiario.es

El calendario de los fondos con Celsa: CEO en enero y la búsqueda del socio en seis meses

El calendario de los fondos con Celsa: CEO en enero y la búsqueda del socio en seis meses
eleconomista.es