in

El populismo asalta la democracia
eleconomista.es

La invasión de seguidores de Jair Bolsonaro de las primordiales instituciones brasileñas demandando una intervención militar para echar a Lula da Silva es un hecho que debe ser condenado por su esencial gravedad. Igual que lo fue la toma del Capitolio de EEUU por partidarios de Donald Trump tras la victoria de Joe Biden en dos mil veinte. Los dos actos patentizan la incapacidad de los extremistas para aceptar los resultados electorales. El inconveniente es que el paralelismo de ambos acontencimientos deja claro el mayor radicalismo político frente al que no bastan las medias tintas. Obviamente la inseguridad creada supone un claro riesgo económico. No obstante, lo más grave es que el auge de estos actos populistas supone una serie amenaza para la propia democracia.

Deja una respuesta

Futbol Emotion fortalece su actividad en el exterior con Italia y México

Futbol Emotion fortalece su actividad en el exterior con Italia y México
eleconomista.es

Dimite Eric Jover, ministro de Finanzas de Andorra, tras admitir que no pagaba el impuesto de sociedades desde 2019

Dimite Eric Jover, ministro de Finanzas de Andorra, tras admitir que no pagaba el impuesto de sociedades desde 2019
elindependiente.com