in

El último aniversario del Santiago Bernabéu antes de su salto al siglo XXII
elindependiente.com

Un 2. de octubre de 1944, el entonces presidente del R. Madrid, Santiago Bernabéu, levantó un pico al aire y aporreó el terreno sobre el que se puso la primera piedra del Nuevo Chamartín. Tres años después, el 1. de diciembre de mil novecientos cuarenta y siete -hace exactamente 75 años- se inauguró el coliseo que ahora lleva su nombre. El correr del tiempo ha hecho que la edificación haya pasado de ser una construcción deportiva al final del Paseo de la Castellana a ser un templo del futbol mundial que late en el corazón de una capital europea. Sus gradas han presenciado 4 finales de la Copa de Europa, la final del Mundial 1982, la de la Eurocopa 1964 o la de la Copa Libertadores 2018 y el equipo al que pertenece ha escrito la leyenda más extensa del planeta futbol con el Bernabéu como casa.

Los domingos por la tarde, caminando a Chamartín, las mocitas madrileñas van alegres y risueñas por el hecho de que hoy juega su Madrid. Así canta la letra del himno del R. Madrid compuesto por José Aguilar en 1952. La canción se mantiene actual, si bien la realidad ha cambiado, ya que el Real Madrid se ha convertido en un club universal que cada fin de semana, y muchos martes y miércoles, acoge no sólo a madrileños, sino también a ciudadanos de todas las partes de España y de varios países del planeta.

El número de espectadores que cobijaba el estadio en su origen no ha evolucionado tanto, si bien sí el cómo, entonces la una gran parte de las localidades eran de pie, al paso que hoy se cuenta con butacas situadas bajo el calor de 1.300 calefactores, zonas de palco y focos, siendo la iluminación artificial un factor que tardó 1. años más en llegar al ya bautizado en mil novecientos cincuenta y cinco Santiago Bernabéu. Ahora, tal como asevera el R. Madrid en su web, el estadio «está viviendo una enorme transformación para seguir siendo un icono universal». La meta es transformarlo en un icono vanguardista, con la máxima comodidad, seguridad y tecnología de última generación; o sea, en un estadio del futuro, más propio del siglo XXII que del presente.

Paseo de la Castellana a la altura del estadio ahora Santiago Bernabéu en 1946

Paseo de la Castellana a la altura del estadio ahora Santiago Bernabéu en 1946 | © Comunidad de Madrid

De aquel estreno en la década de los 40 ante el conjunto portugués de Os Belenenses donde los blancos se impusieron por tres-1 y en el que Barinaga anotó el primer gol del estadio, el Santiago Bernabéu ha sido el escenario de las hazañas del Real la capital de España, entre aquéllas que el club destaca el cámino a la decimocuarta Champions League. «En la historia quedarán las vividas a lo largo del último año, en las que nuestro estadio fue protagonista de noches mágicas en la Champions ante el PSG, Chelsea y Manchester City«.

A medida que el Real Madrid ampliaba su historia su casa medraba. Al poco de construirse y aún en la década de los cincuenta, se hizo la primera gran ampliación y se levantó un tercer anfiteatro en el lateral Este añadiendo una grada en la zona la calle Padre Damián. En esa segunda fase de construcción, que fue de mil novecientos cincuenta y dos a 1954, el plan era llegar a un aforo de ciento veinticinco mil espectadores y dotar al recinto del equipamiento más moderno posible.

Vista aérea de las obras de construcción del estadio Nuevo Chamartín en 1947, ahora Santiago Bernabéu

Vista aérea de las obras de construcción del estadio en 1947, ahora Santiago Bernabéu© Comunidad de Madrid

Ya en los 80, cuando Di Stéfano, Gento, Puskás y Kopa ya habían volado por el césped del Bernabéu, destrozado sus redes y elevado al club a una categoría superior, el estadio subió otro peldaño. La organización en España del Mundial de futbol de mil novecientos ochenta y dos forzó a una remodelación general. Como describe el Real Madrid, «era importante trasmitir una imagen de modernidad a los millones de personas que proseguirían el torneo en directo o por medio de la TV. Por eso el proyecto de reformas afectó a casi la totalidad del recinto».

Artículo relacionado: Más acero que la Torre Eiffel y otros datos curiosos de la obra del Santiago Bernabéu

El aforo se redujo a 98.776 localidades, 67.000 de ellas de pie. Se aumentó la potencia del sistema de iluminación y se incorporaron nuevos videomarcadores fabricados con la última tecnología. El mayor paso adelante fue la integración de la cubierta de metálica que cubría tres cuartas partes de las gradas y que daba refugio a un buen número de localidades que quedaron a resguardo de las inclemencias del tiempo. Durante los noventa, con Ramón Mendoza como presidente, se estrena una nueva tribuna que contaba con 2..000 nuevos asientos que compensaban la péridad de las localidades de pie. Esta zona sólo duró tres años, hasta mil novecientos noventa y siete, cuando se renuevan los asientos del estadio y se instalan donde no había.

Imagen del Estadio Santiago Bernabéu en su versión ya antes de las obras actuales

Imagen del Estadio Santiago Bernabéu en su versión ya antes de las obras actuales | © Comunidad de Madrid

En el siglo XXI y ya con Florentino Pérez como presidente se inció el ‘Plan Director de Infraestructuras del Estadio’ que dió lugar a la actualización técnica de las instalaciones e infraestructuras, su explotación comercial y la puesta en marcha de nuevas líneas de negocio. El club cambió los videomarcadores, la megafonía y los vestuarios. Se inauguró la nueva fachada de Padre Damián y la cubierta. En 2007, la UEFA incluyó el Santiago Bernabéu en la categoría de Estadios de Élite. En 2011 se amplió el primer anfiteatro, lo que sumó una fila más al voladizo del graderío para incorporar un total de novecientos localidades.

El salto al siglo XXII previsto para el verano de 2023 tiene como primordiales exponentes la celebración de eventos, ferias y congresos, que se podrían efectuar sobre la superficie lisa que quedaría en el Bernabéu una vez recogido el césped natural, y cubierto el césped artificial instalado debajo. Gracias a los cambios y a la nueva cubierta retráctil, el Real Madrid aspira a ocupar el nuevo Santiago Bernabéu unos trescientos días al año e inaugurar así una importante fuente de ingresos para el club de la que actualmente carece. En los últimos tiempos, el estadio solo se usa para partidos de fútbol y muy ocasionalmente para conciertos.

Además, el nuevo proyecto incluye en el Bernabéu nuevas zonas de ocio y restauración, múltiples restaurantes con vistas al césped e inclusive un bar-terraza con vistas a la ciudad, aparte del nuevo museo. Otra de las novedades explicadas por el club es la posibilidad de ‘dividir’ el estadio en dos, con grandes lonas de separación e insonorización, que dejarían festejar a la vez dos grandes eventos. La nueva infraestructura del Bernabéu asimismo habilitaría al estadio para acoger otros eventos como partidos de la NFL de futbol americano, que en los últimos años ya ha hecho incursiones en Europa. El costo estimado de la ampliación ronda los setecientos millones de euros, para los que el Real Madrid se ha financiado con préstamos a devolver durante los próximos 3. años.

Artículo relacionado: Argentina y Messi arrasan a Croacia y jugarán la final del Mundial

Deja una respuesta

La inflación británica disminuye, pero sigue cerca de su nivel más alto en 40 años

La inflación británica disminuye, pero sigue cerca de su nivel más alto en 40 años

Serrat se despide por siempre de la capital española

Serrat se despide por siempre de la capital española
lavanguardia.com