in

En Pakistán, los hombres trans buscan inclusión y visibilidad

El hombre trans paquistaní Aman, que pidió no ser identificado en la foto, mira hacia su casa tras una entrevista con The Associated Press, en Lahore, Pakistán, el viernes 2 de diciembre de 2022. Las personas trans son consideradas marginadas por muchos en Pakistán, a pesar de algunos avances con una ley que protege sus derechos y sentencias judiciales que les permiten elegir un género que no es ni masculino ni femenino. Pero la lucha por la aceptación y la inclusión es más dura para los hombres trans de Pakistán, que dicen carecer del mismo nivel de apoyo y visibilidad que las mujeres trans, que ocupan cargos públicos, aparecen en películas y en la televisión. (AP Photo/K.M. Chaudary)

LAHORE, Pakistán (Informa AP) – Aman, un hombre trans de 22 años de la ciudad oriental paquistaní de Lahore, dice que siempre estuvo cerca de su padre. Cuando era pequeño y hacía frío, su padre le cogía las manos para calentárselas. Cuando estaba en la universidad, su padre esperaba a que llegara a casa para cenar juntos, sin importar lo tarde que fuera.

Ahora están incomunicados. La decisión de Aman de vivir como un hombre le ha costado todo. Sus padres y sus cinco hermanos ya no le hablan. Abandonó la universidad y tuvo que irse de casa. Ha intentado suicidarse tres veces.

Los hombres trans se enfrentan a un profundo aislamiento en Pakistán. El país, de mayoría musulmana conservadora, tiene creencias arraigadas sobre el género y la sexualidad, por lo que las personas trans suelen ser consideradas parias. Pero las mujeres trans gozan de cierta tolerancia debido a las tradiciones culturales. Las mujeres trans que ocupan cargos públicos, aparecen en telediarios, programas de televisión y películas, e incluso en las pasarelas, han creado conciencia sobre una comunidad marginada e incomprendida.

La película paquistaní “Joyland”, candidata al Oscar, causó revuelo el año pasado por su descripción de una relación entre un hombre casado y una mujer trans, pero también puso de relieve a la comunidad transgénero del país.

Hub peek embed (Pakistán) – Compressed layout (automatic embed)

Los hombres trans, sin embargo, siguen siendo en gran medida invisibles, con escasa movilización, apoyo o recursos. Las mujeres trans cuentan con redes de activistas cada vez más numerosas, pero, según Aman y otras personas, rara vez incorporan a los hombres trans y sus dificultades o se ocupan de ellos.

“Es lo peor”, afirma Aman. “Ya somos repudiadas por nuestras familias y parientes de sangre, y luego la gente que pensamos que es nuestra gente también nos excluye”.

Las mujeres trans han podido hacerse un hueco en la cultura gracias a la tradición histórica de “khawaja sira”, originalmente un término para los eunucos masculinos que trabajaban en el imperio mogol del sur de Asia hace cientos de años. Hoy, el término se asocia generalmente a personas que nacieron varones y se identifican como mujeres. La cultura khawaja sira también tiene un sistema de apoyo tradicional de “gurús”, figuras prominentes que guían a otros.

Pero no hay espacio dentro del término o de la cultura que lo rodea para las personas que nacieron mujeres y se identifican como hombres.

“Todos los khawaja sira son transexuales, pero no todos los transexuales son khawaja sira”, afirma Mani, representante de la comunidad trans masculina de Pakistán. “La gente conoce a la comunidad khawaja sira desde hace mucho tiempo, pero no a los hombres trans”

Creó un grupo sin ánimo de lucro en 2018 porque veía que no se hacía nada por los hombres trans, su bienestar o su salud mental.

Las personas trans han visto algunos avances en la protección de sus derechos. Las sentencias del Tribunal Supremo les permiten autoidentificarse como un tercer género, ni masculino ni femenino, y han subrayado que tienen los mismos derechos que todos los ciudadanos paquistaníes.

Aunque Mani participó en el proyecto de ley de derechos trans, la mayor parte del trabajo de cabildeo y defensa ha sido de mujeres transgénero desde que se convirtió en ley.

“Nadie habla de los hombres trans ni de cómo les impacta la ley”, dijo Mani. “Pero no es el momento adecuado para hablar de ello debido a la campaña de los extremistas religiosos (para vetar los cambios en la ley). No quiero causar ningún daño a la comunidad”.

Otro motivo de la escasa visibilidad de los hombres trans es que las mujeres llevan una vida más restringida que los hombres en Pakistán, con límites sobre lo que pueden hacer, adónde pueden ir y cómo pueden vivir. El honor familiar está ligado al comportamiento de las mujeres y las niñas, por lo que tienen menos margen para comportarse fuera de las normas de la sociedad. A nivel práctico, incluso si una chica quisiera conocer a personas trans y participar en la comunidad, no podría hacerlo porque no se le permitiría salir, dijo Aman.

Procedente de una familia privilegiada y educada, Aman dijo que sus padres le consentían de niño, permitiéndole comportarse de forma considerada masculina y vestirse a la manera de los chicos. Iba a la escuela con uniforme de chico.

Pero llegó un momento en que se esperaba de él que viviera y pareciera una niña. Eso significaba menos libertades y la posibilidad de casarse. Él no quería esa vida y sabía que había operaciones para cambiar de sexo. Pero su padre le dijo que era demasiado joven y que tendría que esperar hasta los 18 años, al parecer con la esperanza de que se le pasara.

Aman no tenía a nadie con quien hablar de su lucha por la identidad de género. Utilizó las redes sociales y los motores de búsqueda, y contactó con un hombre trans de la India que le puso en contacto con un grupo de WhatsApp de hombres trans de Pakistán. También pensó que no debía hacer nada que pusiera en peligro el honor de la familia.

“Estas restricciones crearon una guerra en mi mente”, dijo. “Tienes que socializar, y para mí era difícil porque tenía que socializar como una chica”

No le permitían tener amigos varones debido a los tabúes que rodean la mezcla con el sexo opuesto, ni tampoco amigas mujeres porque sus padres temían que eso condujera a una relación lésbica.

A pesar de todo, Aman se propuso educarse, ganar dinero y ser independiente, planeando vivir finalmente como un hombre. Para 2021, estaba en terapia hormonal y su voz estaba cambiando.

Pero todo cambió cuando un familiar le preguntó directamente si Aman estaba cambiando de sexo. La pregunta avivó todas las dudas y preocupaciones que sus padres ya tenían sobre sus pasos hacia la transición. Le repudiaron y le dijeron que no podía seguir viviendo bajo su techo si quería vivir como un hombre.

“Dijeron que todo se puede tolerar, pero esto no lo podemos tolerar”, dijo Aman. Su madre dijo que perjudicaría a sus hermanos y a sus perspectivas matrimoniales. Sus hermanas le encerraron una vez en el baño. Sólo su hermano mayor le apoyaba.

Aman se mudó y empezó a vivir solo, y plenamente como un hombre.

Mani le ha ayudado, dándole un trabajo de oficina en la organización no gubernamental. Aun así, Aman apenas sale adelante y se enfrenta a problemas constantes. Uno de ellos es que no ha cambiado oficialmente su sexo al masculino en su documento de identidad, que necesita para votar, abrir una cuenta bancaria, solicitar empleo y acceder a las prestaciones del gobierno, incluida la asistencia sanitaria.

Una vez fue a NADRA, la agencia gubernamental responsable de los documentos de identidad, pero allí los funcionarios le acosaron. Le inspeccionaron, se burlaron de él y le exigieron un soborno. Un funcionario le tocó el pecho.

Se siente aislado.

“Estoy satisfecho con mi género, pero ya no estoy contento de vivir”, dijo. “Quiero a mi familia. Necesito a mi padre, necesito a mi hermano”

Deja una respuesta

El turismo echa las campanas al vuelo y no ve techo a las subidas de precios

El turismo echa las campanas al vuelo y no ve techo a las subidas de precios
eldiario.es

El libro que ha regalado el R. Madrid a sus socios se vende por un tercio de su coste en portales de segunda mano

El libro que ha regalado el R. Madrid a sus socios se vende por un tercio de su coste en portales de segunda mano
elconfidencialdigital.com