in

Hijo tomó fotos mientras rescataba a su madre del huracán IAN

Johnny Lauder nadó 45 minutos a través de las aguas de la inundación para salvarla

En una foto, la madre de Johnny Lauder, de 86 años, está en su casa de Florida, sumergida casi hasta los hombros en aguas negras y turbias, mirando fijamente a la cámara, con la boca abierta. En otra, yace justo por encima de la línea de flotación sobre una mesa, envuelta en sábanas para mantenerse caliente. En otra, la empujan por el agua en una silla de ruedas, con el rescate casi completado. Las fotos se tomaron después de que el huracán Ian tocara tierra el pasado miércoles, y cuentan la historia del viaje de Lauder para salvar a su madre, Karen Lauder, de la casa que se negaba a abandonar, a pesar de las súplicas de la familia. Envió los breves vídeos y fotos a su familia, haciéndoles saber que estaba bien, informa AP. “Así es como documenté involuntariamente todo el calvario”, dijo.

Antes de que llegara la tormenta, Lauder dijo que su madre -que perdió una pierna y necesita una silla de ruedas- “pataleaba y gritaba” y decía que no quería abandonar su casa de Naples. “No evacuamos porque no podíamos dejarla atrás”, explicó. No esperaba el nivel de destrucción que traería Ian.

“Dijo que el agua le llegaba hasta la silla de ruedas y le daba en el ombligo”, dijo Lauder. Se refugió en la casa de su hijo, a media milla de distancia. Lauder, que dijo tener formación de buceador de rescate, se lanzó por la ventana. Nadó, caminó, vadeó y pateó el agua durante unos 45 minutos, evitando los postes eléctricos que echaban chispas, para llegar a su casa. Lauder dijo que oyó a su madre gritar mientras se acercaba. “Fue una sensación de terror y alivio al mismo tiempo”, dijo.

La puso sobre una mesa y la envolvió en sábanas secas de un estante alto. Se preocupó por las llagas de su cuerpo, heridas abiertas que eran peligrosamente susceptibles de infección en el agua de la inundación, plagada de bacterias. Esperaron tres horas a que bajara el agua y llamaron a su hijo de 20 años para que se uniera a ellos y ayudara a empujar a la abuela a un lugar seguro. Hacia la 1 de la madrugada, unas 11 horas después de que la madre de Lauder le pidiera ayuda, Lauder regresó a la casa de su hijo mayor con su madre y su hijo menor a cuestas. Lauder dijo que su madre fue llevada después a un hospital, porque tenía algunas infecciones. “Pero fueron tratadas, y ella está calentita. Está en una cama suave y cómoda. Está bien”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ardilla muerta

Samantha iba a trabajar: se llevó un gran susto cuando llegó a su coche

Acusado de "travesura", Musk obtiene un plazo en el acuerdo de Twitter