in

La historia de los arquitectos suicidas
lavanguardia.com

<![CDATA[

¿Qué tienen en común la Òpera Estatal de Viena, el Museo Kelvingrove de Glasgow y la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane, de Roma La respuesta es un tanto escalofriante: sus arquitectos se suicidaron. “O eso se cree, no siempre está claro”, reconoce la belga Charlotte Van den Broeck (Turnhout, 1991) durante su visita a Barcelona por la traducción al castellano de Saltos mortales , donde investiga diferentes casos sobre constructores que decidieron lidiar con la frustración de sus obras de la manera más trágica posible.

Seguir leyendo…

Deja una respuesta

Casi 448.000 casas vacías en España: el número aumenta por primera vez en 14 años
elpais.com

Trabajo descarta compensar con horas extra la reducción de la jornada laboral
elpais.com