in

Los fallos de la policía metropolitana permitieron que los agentes corruptos permanecieran en el cuerpo, según un estudio

https://img.particlenews.com/image.php?url=0mr1vj_0ibZ4I8E00
Nuevo cartel de Scotland Yard Fotografía: Kirsty O’Connor/PA

Los agentes de la policía metropolitana sospechosos de haber cometido graves delitos, como agresiones sexuales y abusos domésticos, han escapado a la acción de la justicia, según ha revelado un estudio demoledor, en el que el jefe del cuerpo admite que cientos de agentes racistas, que odian a las mujeres y que son corruptos han quedado en sus filas.

El informe de Louise Casey, que ha detectado un racismo “sistémico” en la Met, y la misoginia, ha puesto de manifiesto los graves fallos en la forma en que el mayor cuerpo de policía de Gran Bretaña elimina las infracciones.

Un agente se enfrentó a 11 denuncias que incluían agresiones sexuales, acoso y abusos domésticos, pero sigue en el cuerpo, según el informe.

El nuevo comisionado de la policía metropolitana, Sir Mark Rowley, dijo que aún no puede tener el poder de destituirlo, y que pedirá al gobierno el poder de reabrir casos pasados.

Rowley dijo que estaba consternado por las conclusiones y pidió disculpas a los agentes y a los miembros del público que habían sido defraudados, y dijo que el número de agentes y personal despedido cada año, entre 30 y 50, estaba “masivamente infravalorado”, y estimó que hay cientos de agentes en la Met que deberían ser expulsados del cuerpo.

“Hay que llegar a la conclusión de que debe haber cientos de personas que no deberían estar aquí, que deberían ser expulsadas”, dijo Rowley. “Debe haber cientos que se están comportando de forma vergonzosa, socavando nuestra integridad y que deben ser expulsados”

Lady Casey fue encargada por la Met a raíz del secuestro, violación y asesinato de Sarah Everard por parte de un agente en activo. Este fue su informe provisional, centrado exclusivamente en el sistema disciplinario de la Met, y en las quejas de los agentes y del personal sobre sus colegas.

Revela que los agentes y el personal de la Met que intentan luchar contra los colegas tóxicos fueron traicionados por el sistema disciplinario de la fuerza, y temen una cultura del “todo vale”.

Las conclusiones se encuentran entre las peores a las que se ha enfrentado cualquier cuerpo de policía y Rowley dijo que sentía vergüenza y rabia al leer el informe, y que las conversaciones con el personal femenino y de minorías étnicas sobre sus experiencias le habían hecho llorar. Añadió que el informe mostraba que la Met había sido “demasiado débil” a la hora de enfrentarse a las irregularidades en sus filas.

Los agentes negros tenían un 81% más de probabilidades de enfrentarse a medidas disciplinarias y los nuevos reclutas étnicos tenían un 120% más de probabilidades de ser despedidos que sus homólogos blancos, que estaban en efecto protegidos por un sistema que estaba roto.

Puede que el informe completo de Casey esté previsto para el próximo año, al igual que otro informe encargado por el gobierno, y es probable que se hagan públicos otros escándalos importantes.

El informe muestra que los funcionarios y el personal son ignorados cuando se quejan de irregularidades, y que son reacios a hacerlo porque temen que no se haga nada o que haya represalias, y Casey dijo que tienen razón en sentirse así.

Casey dijo: “Hay momentos en los que he mirado los casos con las personas que he escuchado y me he preguntado qué es exactamente lo que constituiría una falta grave para sacarlos del cuerpo”

Casey analizó datos y casos desde 2013 y entre sus conclusiones se encuentran:

– Alrededor del 55% al 60% de las acusaciones hechas por los oficiales de la Met, el personal o sus familias reciben una decisión de no caso para responder, más alto que en otras fuerzas.

– En el caso de las denuncias por discriminación, menos de tres de cada diez son aceptadas, y lo mismo ocurre con las denuncias por agresión sexual y acoso sexual contra colegas. Casey dijo: “Esto hace que muchos agentes y personal de la Met lleguen a la conclusión de que el comportamiento discriminatorio no constituye una infracción de las normas profesionales y contribuye a la sensación de que “todo vale””

– Los supervisores desaniman a los agentes y al personal a plantear sus preocupaciones.

– Desde 2013, 1.809 agentes y personal tenían más de una denuncia en su contra y solo 13 (el 0,71%) habían sido despedidos.

– Muchos casos de mala conducta son atendidos por unidades locales desbordadas y sin la formación adecuada.

– Las encuestas locales realizadas a los agentes en 2021 revelaron que entre el 22% y el 47% habían sufrido insinuaciones o tocamientos sexuales no deseados, sexismo y misoginia.

El informe sigue a otros que pusieron de manifiesto graves irregularidades y exigieron una reforma, sobre todo el informe Macpherson de 1999, que descubrió que el racismo institucional ayudó a los asesinos racistas de Stephen Lawrence a escapar de la justicia.

Casey dijo: “Lamentablemente [más de] 20 años después de Macpherson, sigue habiendo una clara disparidad racial y un sesgo sistémico en todo el sistema, y dentro de él hay claras pruebas de misoginia”

Rowley dijo que se habían hecho progresos, pero que eran “enormemente insuficientes” y dijo: “Sólo puedo pedir disculpas sin reservas a los agentes y a los miembros del público que han sido defraudados de esta manera. Como servicio policial, hemos fracasado a la hora de mostrar tolerancia cero con el racismo, la misoginia, la homofobia y el capacitismo, lo que nos avergüenza y claramente las afirmaciones anteriores de ser una organización que muestra tolerancia cero han sido prematuras.”

Fue la actitud defensiva y la percepción generalizada de que la anterior comisaria, Cressida Dick, negaba la realidad lo que llevó a su destitución en febrero.

The Guardian entiende que Rowley era consciente mientras Dick era comisaria de que las cosas iban mal en la Met. Dijo que el informe Casey puso de manifiesto fallos, prejuicios y corrupción peores de los que temía.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, que destituyó a Dick por considerar que carecía de un plan suficientemente sólido para hacer frente a los escándalos que envuelven al cuerpo, dijo: “Me preocupaba que se hubiera desarrollado un grave problema cultural en el seno de la Met que estaba permitiendo que se restara importancia a los comportamientos racistas, sexistas y homófobos o que se dejaran sin respuesta. Las conclusiones provisionales de esta revisión no sólo confirman mis preocupaciones, sino que revelan una situación aún peor de lo que se temía.”

La ministra del Interior, Suella Braverman, anunció una revisión de la permanencia de los agentes tóxicos en las fuerzas, diciendo: “La cultura y los estándares de la policía deben mejorar. Y cuando un agente haya quedado muy por debajo de estas expectativas, deben tomarse medidas públicas demostrables.”

Rowley aceptó las conclusiones en su totalidad y prometió reformas urgentes y de gran alcance, incluyendo un comando de lucha contra la corrupción reforzado, como reveló The Guardian el mes pasado, y un rastreo de las denuncias anteriores para ver si los que escaparon a la sanción pueden ser expulsados.

Dijo que era necesario cambiar la cultura y se comprometió a construir un servicio “antirracista”.

Rowley dijo que el valor, la determinación y el heroísmo de la mayoría de los agentes eran motivos de esperanza y prometió cambios grandes y radicales: “Estoy decidido a llevar esto adelante y soy optimista de que lo lograremos”

La fuerza está en medidas especiales después de que la confianza durante el tiempo de Dick en el cargo se estrelló al 49% en una medida clave después de una serie de escándalos que amenazaron la legitimidad de la fuerza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turquía niega su implicación en el incidente de los migrantes en la frontera griega

Turquía niega su implicación en el incidente de los migrantes en la frontera griega

Última hora de la guerra entre Rusia y Ucrania: lo que sabemos en el día 236 de la invasión

Última hora de la guerra entre Rusia y Ucrania: lo que sabemos en el día 236 de la invasión