in

Los viajeros se apresuran a aprovechar la reapertura de la frontera con China

Viajeros con mascarillas y equipaje se dirigen al mostrador de inmigración de la estación de Lok Ma Chau tras la reapertura de la frontera con China continental, en Hong Kong, el domingo 8 de enero de 2023. Sin embargo, los viajeros que crucen entre Hong Kong y China continental siguen estando obligados a mostrar un resultado negativo en la prueba COVID-19 realizada en las últimas 48 horas, una medida que China ha protestado cuando ha sido impuesta por otros países. (AP Photo/Bertha Wang)

BEIJING (Informa AP) – Tras dos años separado de su esposa en China continental, Cheung Seng-bun, residente en Hong Kong, se aseguró de ser uno de los primeros en la cola tras la reapertura de los pasos fronterizos el domingo.

La posibilidad de cruzar para los residentes de la ciudad semiautónoma del sur de China es uno de los signos más visibles de la relajación de las restricciones fronterizas por parte de China, ya que los viajeros que llegan del extranjero ya no están obligados a pasar la cuarentena.

“Me estoy dando prisa para volver con ella”, dijo Cheung, cargando una pesada maleta, a The Associated Press mientras se preparaba para cruzar en la estación de Lok Ma Chau.

Sin embargo, los viajeros que crucen entre Hong Kong y China continental deben presentar un resultado negativo en la prueba de COVID-19 realizada en las últimas 48 horas, una medida que China ha protestado cuando ha sido impuesta por otros países.

Hong Kong se ha visto duramente afectada por el virus, y sus puestos de control fronterizos terrestres y marítimos con China continental han permanecido prácticamente cerrados durante casi tres años. A pesar del riesgo de nuevos contagios, se espera que la reapertura, que permitirá cruzar cada día a decenas de miles de personas que han hecho reservas previas por Internet, suponga un impulso muy necesario para los sectores turístico y minorista de Hong Kong.

En una visita a la estación el domingo por la mañana, el Jefe del Ejecutivo de Hong Kong, John Lee, dijo que las partes continuarían ampliando el número de puntos de cruce de los siete actuales a los 14 completos.

Hub peek embed (apf-Health) – Compressed layout (automatic embed)

“El objetivo es volver lo antes posible a la vida normal previa a la epidemia”, dijo Lee a la prensa. “El periódico del Partido Comunista Global Times citó a Tan Luming, un funcionario portuario de Shenzhen, en la frontera con Hong Kong, diciendo que se esperaba que unos 200 pasajeros tomaran el ferry a Hong Kong, mientras que otros 700 debían viajar en la otra dirección, en el primer día de reapertura. Tan dijo que se espera un aumento constante del número de pasajeros en los próximos días.

“He pasado toda la noche en vela y me he levantado a las 4 de la mañana porque estoy muy emocionada de volver a China continental para ver a mi madre de 80 años”, dijo una hongkonesa identificada sólo por su apellido, Cheung, a su llegada a Shenzhen, donde le obsequiaron con “rosas y kits de salud”, según el periódico.

Los medios de comunicación de Hong Kong informaron de que ya se han realizado unas 300.000 reservas de viajes desde la ciudad a China continental.

También se ha restablecido un servicio limitado de transbordadores desde la provincia china de Fujian a la isla de Kinmen, controlada por Taiwán y situada frente a la costa china.

El paso fronterizo con Rusia de Suifenhe, en la provincia de Heilongjiang, en el extremo norte del país, también ha reanudado sus operaciones con normalidad, justo a tiempo para la inauguración del festival del hielo en la capital, Harbin, uno de los principales atractivos turísticos.

Sin embargo, las fronteras chinas permanecen en gran medida selladas, con sólo una fracción del número anterior de vuelos internacionales que llegan a los principales aeropuertos.

El principal aeropuerto internacional de Pekín esperaba ocho vuelos procedentes del extranjero el domingo, según el aeropuerto. Shanghai, la ciudad más grande de China, recibió su primer vuelo internacional bajo la nueva política a las 6:30 a.m. con sólo un goteo de otros vuelos internacionales a seguir.

Se espera que ese número ahora aumente, con consultas de reserva para vuelos al extranjero abrumando algunos servicios de viajes en línea antes de la fiebre de viajes del Año Nuevo Lunar a finales de este mes. Capital International está preparando la reapertura de las salas de llegadas, que han permanecido tranquilas durante la mayor parte de los últimos tres años.

Shanghai, por su parte, anunció que volvería a expedir pasaportes ordinarios a los chinos para viajes al extranjero y visitas familiares, así como a renovar y ampliar los visados para extranjeros. Estas restricciones han tenido un efecto especialmente devastador sobre los empresarios y estudiantes extranjeros en este importante centro financiero asiático.

China se enfrenta ahora a un aumento de casos y hospitalizaciones en las principales ciudades y se prepara para una mayor propagación en las zonas menos desarrolladas con el inicio de las vacaciones más importantes del año en China, previstas para los próximos días.

Las autoridades afirman que esperan que los viajes nacionales en tren y avión se dupliquen con respecto al mismo periodo del año pasado, con lo que las cifras totales se acercarán a las del periodo vacacional de 2019, antes de que se desatara la pandemia.

Mientras tanto, continúa la polémica sobre los requisitos de pruebas que imponen los gobiernos extranjeros a los viajeros chinos, más recientemente Alemania y Suecia. El sábado, la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, instó a los ciudadanos a evitar viajes “innecesarios” a China, señalando el aumento de casos de coronavirus en el país y diciendo que el sistema de Salud de China está “sobrecargado”.

La normativa alemana también permite controles aleatorios a la llegada y Alemania, al igual que otras naciones europeas, analizará las aguas residuales de los aviones en busca de posibles nuevas variantes del virus. Las medidas entrarán en vigor en la medianoche del lunes y durarán hasta el 7 de abril.

Aparentemente preocupada por su reputación, China dice que los requisitos de las pruebas no tienen base científica y ha amenazado con contramedidas no especificadas.

Las autoridades sanitarias chinas publican un recuento diario de nuevos casos, casos graves y muertes, pero esas cifras sólo incluyen los casos confirmados oficialmente y utilizan una definición muy limitada de las muertes relacionadas con COVID-19.

Las autoridades dicen que desde que el gobierno puso fin a las pruebas obligatorias y permitió a las personas con síntomas leves hacerse las pruebas y convalecer en casa, ya no puede proporcionar una imagen completa del estado del último brote.

Los portavoces del gobierno han afirmado que la situación está bajo control y rechazan las acusaciones de la Organización Mundial de la Salud y otros organismos de que no está siendo transparente sobre el número de casos y muertes o proporcionando otra información crucial sobre la naturaleza del brote actual que podría dar lugar a la aparición de nuevas variantes.

A pesar de estas afirmaciones, la Comisión de Sanidad presentó el sábado una serie de normas para reforzar la vigilancia de las mutaciones víricas, incluidas las pruebas de las aguas residuales urbanas. Las largas normas exigían una mayor recopilación de datos de los hospitales y los departamentos de salud de los gobiernos locales y un aumento de los controles de la “neumonía de causas desconocidas.”

Las críticas se han centrado sobre todo en la mano dura con la que se han aplicado las normas, incluidas las restricciones de viaje de duración indefinida que han obligado a la gente a permanecer confinada en sus casas durante semanas, a veces encerrados en ellas sin comida ni atención médica adecuadas.

Las críticas también se centraron en la exigencia de que cualquier persona que hubiera dado positivo o que hubiera estado en contacto con una de esas personas fuera recluida en observación en un hospital de campaña, donde el hacinamiento, la mala alimentación y la falta de higiene se citaban con frecuencia.

Los costes sociales y económicos provocaron protestas callejeras poco frecuentes en Pekín y otras ciudades, lo que posiblemente influyó en la decisión del Partido Comunista de suavizar rápidamente las medidas más estrictas y volver a priorizar el crecimiento.

Como parte de los últimos cambios, China también dejará de presentar cargos penales contra las personas acusadas de violar las normas de cuarentena fronteriza, según un aviso emitido por cinco departamentos gubernamentales el sábado.

Las personas actualmente detenidas serán puestas en libertad y se les devolverán los bienes incautados, según el comunicado.

El Ministerio de Transporte pidió el viernes a los viajeros que reduzcan los viajes y las reuniones, en particular si se trata de personas mayores, mujeres embarazadas, niños pequeños y personas con enfermedades subyacentes.

___

Los periodistas de Associated Press Alice Fung y Karmen Li en Hong Kong y Frank Jordans en Berlín contribuyeron a este reportaje.

Deja una respuesta

El Villarreal tumba al Real Madrid tras un partido vibrante

El Villarreal tumba al Real Madrid tras un partido vibrante
lavanguardia.com

Alfredo Alvar: «Ochoa Brun advierte del riesgo de perder nuestras raíces culturales»

Alfredo Alvar: «Ochoa Brun advierte del riesgo de perder nuestras raíces culturales»
larazon.es