in

Policías acusados de hurtar en una actuación en Sevilla aducen que “no procedía” mentar el dinero en el acta
elconfidencialdigital.com

Aseguran que el dinero fue devuelto a la mujer denunciante y que unos “patrulleros” trasladaron el tabaco de contrabando intervenido

SEVILLA, trece (EUROPA PRESS)

La Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla ha iniciado este jueves el juicio promovido contra los seis agentes de la Policía Nacional acusados de haber robado supuestamente unos diecisiete euros y tabaco de contrabando en una tienda de la Ronda de Pío XII, durante una actuación desplegada exactamente contra el contrabando de tabaco, una causa derivada de la demanda formulada contra ellos por la pareja de nacionalidad rumana que regentaba el local.

A lo largo de esta primera sesión del juicio, el presidente del tribunal ha preguntado a los 6 acusados si se declaraban culpables de los delitos de robo y falsedad en documento oficial que se les atribuye, respondiendo todos ellos en sentido negativo.

Uno de estos agentes, E.M.C., sería el agente condenado a comienzos de 2019 por la Audiencia de Sevilla al lado del asimismo policía nacional A.I.C.M., por delitos de allanamiento de morada, detención ilegal y falsedad documental, por entrar sin pedir permiso y sin orden judicial de entrada y registro en el domicilio de un presunto traficante de drogas en Sevilla, donde se incautaron de 80 gramos de coca, informando además de esto en la Comisaría del distrito Macarena de que había sido detenido en la vía pública y no en la vivienda.

Recordemos que tras la demanda por los hechos acontecidos en la mentada tienda de la Ronda de Pío XII, los agentes perjudicados por la misma, pertenecientes a la Comisaría del Distrito Macarena, fueron apartados del servicio en agosto de 2015, durante más de dos años y medio.

La comparecencia de los inculpados ha empezado después de que en la fase de cuestiones anteriores, la fiscal del caso introdujera una condena firme por conformidad, que impone rutas penas de un año y 9 meses de prisión por un delito de contrabando a los responsables de la mentada tienda, frente a la posibilidad de que la demanda promovida contra los agentes derivase de un “móvil espurio”.

La acusación particular ejercida por estas personas, de su lado, ha avisado de que ha tenido conocimiento de que en 2018, uno de los agentes acusados por este caso denunció a otra funcionaria de la comisaría de la Policía Nacional de la Macarena, por haber “perturbado” aparentemente el acta de aprehensión del tabaco intervenido en el local, extremo investigado por el Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla.

EL DINERO LOCALIZADO

En ese contexto, el agente de mayor rango en el dispositivo desplegado en el citado local, José Antonio A.C., ha manifestado que durante aquella actuación en la tienda de los denunciantes, él dividió a su equipo entre 3 efectivos encargados de repasar el tabaco de contrabando descubierto en el local y otros 3 encargados de contar el dinero asimismo hallado, entre ellos él mismo; puesto que los agentes encontraron en el establecimiento más de “ocho mil euros diseminados” en billetes de 10, veinte, cincuenta o cien euros, aun en “una fiambrera” y en un “frigo”.

En ese sentido, ha manifestado que en el acta de aprehensión no figuró ni el dinero localizado ni la “devolución” del mismo a la mujer que estaba en ese momento al frente del negocio, por el hecho de que la cuantía reunida no alcanzaba la suficiente a fin de que las actuaciones fuesen gestionadas como un supuesto delito de contrabando. “Por eso no procedía intervenir (a efectos oficiales) el dinero”, ha señalado, exponiendo que por tal motivo el acta de aprehensión del tabaco no incluía referencias al dinero. Al no ser intervenido como tal el dinero, según ha precisado, no correspondía incluirlo en el acta.

Los billetes, conforme ha asegurado, dejaron de “interesar” a los agentes una vez exactamente los mismos comprobaron que no sumaban una cuantía suficiente para el delito de contrabando.

LA MUJER DIO “20.000 EXPLICACIONES”

Especialmente, este acusado ha sobre aviso de que la mujer dio “veinte.000 explicaciones” sobre la procedencia del dinero, ninguna de las cuales convenció a los agentes.

Según ha declarado, tras contar el dinero, el mismo fue entregado a la mujer, quien lo habría “guardado” en una bolsa, agregando que dicha mujer denunciante del asunto “siempre y en toda circunstancia” estuvo presente cuando los efectivos contaban los billetes. La mujer, según ha insistido, guardó “para ella” el dinero devuelto por los agentes.

Este agente ha reconocido una “rectificación” en el acta de aprehensión del tabaco de contrabando, cumplimentada a las puertas del local, pero solamente porque por último se habría tolerado a la mujer quedarse con una paquete de cigarrillos para su consumo personal, asegurando que tras acabar la actuación, los efectivos de este dispositivo perdieron “de vista” el acta de aprehensión del tabaco y el género decomisado, que habrían trasladado otros agentes.

DIFERENCIAS ENTRE LAS ACTAS

Así, ha asegurado que “absolutamente nadie” le comunicó que pesaban diferencias entre dicha acta y la correspondiente al servicio de Aduanas respecto al tabaco intervenido, hasta el momento en que resultó investigado en el asunto. Del mismo modo, ha asegurado que conocía que dentro del local había cámaras de seguridad por el hecho de que la propia tendera se lo había trasladado un año ya antes, aproximadamente, en una ocasión que compró “un refresco” en la tienda. Eso sí, ha precisado que ignoraba si exactamente las mismas funcionaban y que supo por las imágenes incorporadas a la causa que uno de sus compañeros había movido uno de estos dispositivos de grabación.

El agente inculpado que redactó el acta de aprehensión, José Manuel P.G., ha manifestado igualmente que en el documento no fue incluida mención alguna al dinero, que según sus palabras fue contado “delante de ella”, en alusión a la mujer denunciante.

Asimismo ha asegurado, como su antecesor, que no sabía que hubiera discrepancias entre el acta inicial de aprehensión y el acta siguiente del servicio de Aduanas, asegurando que fueron unos “patrulleros” y no ellos quienes trasladaron el tabaco de contrabando intervenido, estando previsto que el juicio prosiga este viernes y los días 20 y 21 de abril.

Deja una respuesta

La junta de accionistas de Ferrovial aprueba el cambio de sede a Países Bajos pese a la presión de Gobierno
elpais.com

Trabajo lanza una campaña antifraude sobre 140.000 contratos fijos intermitentes

Trabajo lanza una campaña antifraude sobre 140.000 contratos fijos intermitentes
eldiario.es