in

Síndrome de Cotard: ¿qué síntomas tiene?
eldiario.es

El síndrome de Cotard es un trastorno muy extraño. Las personas que lo sufren desarrollan unas ideas delirantes acerca de su existencia, las cuales van desde la convicción de que mismas están muertas hasta las de que sufren una enfermedad grave, que sus cuerpos están desfigurados o que carecen de órganos.Algunos de los estudios dedicados a este curioso problema apuntan que de forma frecuente aparece en personas con trastornos del estado anímico -como la depresión- y asimismo con trastornos de ansiedad. Por supuesto, solo una pequeña parte de las personas con estas últimas condiciones derivan hacia un síndrome de Cotard.Este síndrome fue identificado en mil ochocientos ochenta por el neurólogo francés Jules Cotard, quien lo llamó desvarío de negación. En algunos casos, el trastorno asimismo es llamado (“con bastante tiento mas con dudosa elegancia”, como apunta un artículo de la investigadora Patricia Tezanos) síndrome del “paciente zombi” o síndrome del “cadáver caminante”.Personas que se creen muertasEn aquel primer caso, Cotard describió a una paciente que afirmaba no tener cerebro, ni nervios, ni estómago, ni intestinos: pensaba que era “solo la piel y los huesos de un cuerpo en descomposición”. Como se creía muerta, no veía la necesidad de alimentarse, y tiempo después murió de inanición.Se trata de un conjunto de síntomas clínicos, cuyo origen es “diverso y enigmático”, tal y como apunta Tezanos. A veces aparece asociado a otros inconvenientes, como los ya mentados (depresión, ansiedad) o a otros como demencia, esclerosis múltiple, esquizofrenia o Parkinson.Otras veces, sin embargo, “aparece por el hecho de que sí”, sin relacionarse con ninguna otra enfermedad. La descripción inicial del síndrome señalaba un desvarío monotemático en las personas que lo padecían: la ilusión de estar fallecidas (o de que no existen). Sin embargo, sus efectos son abundantes, como se especifica a continuación.Delirios nihilistas y otros síntomasUno de los estudios…

Deja una respuesta

El difícil despegue de la residencia protegida en alquiler

El difícil despegue de la residencia protegida en alquiler
elpais.com

"La ahoga o escupir ya son una práctica en el sexo adolescente por culpa del porno"

“La ahoga o escupir ya son una práctica en el sexo adolescente por culpa del porno”
lavanguardia.com